6 razones para no ser la otra

nuevaadministracion

La Otra la amante

Eres libre de hacer con tu vida lo que desees, puedes darle el corazón y las bragas a quien te dé la gana, pero si te has atrevido a contarme tu situación y a preguntarme que pienso al respecto, espero te encuentres preparada para escuchar mi respuesta, porque las verdades no son precisamente duraznos en almíbar.

Aunque las“maîtreses”, geishas, concubinas, cortesanas y ETC, han existido desde tiempos ancestrales y en algunas sociedades es considerado algo completamente normal, quería recordarte que ya no vivimos en la época de Enrique VIII, ni tampoco somos del medio oriente como para hacer parte de un harem. Sé que no es la típica historia acerca de la esposa que echa cantaleta las 24 horas del día, que se rindió ante la monotonía y decidió pelear con la peinilla y los maquillajes, que volvió al período de las cavernas desde que no se depila y ni siquiera se molesta en cerrar la puerta del baño cuando está meando. Tampoco es el cliché del tipo en crisis de los 45, que busca desesperadamente sentirse joven otra vez, que compró el carro deportivo de último modelo, que se pinta las canas y se consigue una moza, que en este caso podrías ser tú.

Sabes que no soy puritana o prejuiciosa, sin embargo no puedo tragar entero ciertos temas “liberales” que son usados a conveniencia por algunos, sobre todo si te conozco tanto como para saber que al final tu autoestima será aporreada. Como tú lo pediste, debo mostrarte de forma cruda mis argumentos para que no te conviertas en LA OTRA.

Roy Lichtenstein Ohhh Alright la otra

1. Te gustaría que te lo hicieran a ti?: Imagina que tienes una pareja estable y después de mucho tiempo te enteras que te pone los cachos… cierto que no sería nada agradable? También quisiera que por un momento activaras el chip de la paranoia  y pensaras en el futuro,  si el tipo se la juega a su esposa por qué no habría de hacerlo contigo, entonces son altas las probabilidades que un día te cambie por una fémina más joven y bonita. Nada te garantiza la fidelidad de un infiel.

2. La clandestinidad: Cuando aceptas ser la amante, no te puedes quejar si te llevan a bares de mala muerte, o al piqueteadero ubicado al extremo de la ciudad, antes deberás agradecer que el susodicho te sacó a pasear un rato. Y si es generoso te invitará a la costa y lucirás tu vestido de baño de 2 piezas pero quedaras muy frustrada al no poder mostrar esas fotos románticas en las que sales con él. También te verás obligada a cambiarte el nombre, pues en su smartphone serás un tal Pedro Martínez.

3. Las sobras del tiempo: Para algunas será divertido lo prohibido y furtivo, sin embargo dependerás de los pocos espacios que el “Señor” tenga libres, deberás aprovechar el fugaz encuentro al medio día, o serás la reunión de negocios del miércoles en la tarde y se requerirá de una logística titánica como la salida inusual a jugar squash o montar bicicleta para que un domingo en la mañana puedas disfrutar del arrunchis. Recogerás las migajas que caen de su mesa, esa que comparte con su señora e hijos.

4. No hay que alcahuetear la vagabundería: En algunas regiones del país, por ejemplo de donde provengo yo, es parte de la idiosincrasia que el sujeto se crea más macho porque tiene una “Querida” y lo peor es que la esposa lo sabe pero se hace la loca.  Esa clase de individuo seguirá buscando moza, mientras haya una mujer dispuesta a jugar con candela. Si es cierto el refrán del “hombre propone y la mujer dispone”, entonces aprende a decir NO.

5. No seas ilusa, el tipo no va a dejar a su esposa: De los mismos creadores de “la relación está mal” y “llevo años sin tener sexo con ella”, con los productores ejecutivos de “No le quiero hacer daño a mis hijos”, entonces tú decides montarte en una película parecida a un paseo intergaláctico, siendo difícil aterrizar si se tiene la cabeza en el espacio sideral. Pon tus botas en el suelo y pregúntate, si realmente tiene graves problemas conyugales porque no se separa?

6. Quiérete mucho: No sé si esta relación tuya es un capricho o si en verdad lo amas, solo te recuerdo que siempre debe ser más grande el amor y respeto que sientes hacia ti misma, que los sentimientos hacia alguien para quien no eres la primera opción. Eres lo suficientemente maravillosa y  mereces salir del cuarto del motel para ser presentada a la familia, reconoce de una vez por todas que tienes el potencial de protagonista de la película y no de una actriz de reparto.

Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

www.facebook.com/SolterasDebotas

www.instagram.com/SolterasDeBotas

p.d: Este escrito viene con una cremita de árnica, para sobarse después del golpe de realidad.

Imagen: Roy Lichtenstein 

2 Comments

  1. Angela
    AngelaReply
    February 4, 2016 at 9:57 pm

    sOLTERA, UNA DUDA, Y SI NO ES MOZA, SI NO MOZO, digo, EN EL CASO DE QUE LA SEÑORA SEA LA DE LA PICARDIA 😛

    • Yomara Guatame
      Yomara GuatameReply
      July 13, 2016 at 6:59 pm

      Buena pregunta? Hombres quieranse, aprendana decir no.

Leave a Reply to Yomara Guatame Cancel reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google