Ama y suelta

nuevaadministracion

936full-jane-fonda1Bloguera Invitada: “ChikaPin”

Entender nuestros sentimientos ha sido casi un reto para todas las mujeres en todas las épocas de nuestras vidas, y lo seguirá siendo siempre. Puede que para algunos hombres también…., pero generalmente somos nosotras quienes queremos buscarle nombre a todo lo que sentimos. Es un hecho y una realidad.

Yo descubrí tras un minucioso análisis híper-racional con tintes extravagantemente irracionales, que desde ya hace varios días he tenido un sentimiento al que se le puede llamar Desazón, y que se siente como una mezcla explosiva entre tristeza e intranquilidad que te atraviesa como un flecha venenosa tu cabeza y corazón. En este hay llanto, enojo, duda, y miles de preguntas por resolver, que crecen de manera cíclica y parecen no parar. Sé que para muchas mujeres sonará familiar, y es porque obviamente se siente cuando atravesamos por la ruptura de relaciones no exitosas.

Pasa y sucede, que nuestras relaciones, aquellas que nos encanta decorar con letreros de ¨amor para siempre¨, y ¨para toda la vida¨, y que construimos con nuevos apegos, sueños e ilusiones que hemos acumulado desde que estábamos más jóvenes, no dependen solo de decir frases bonitas de ¡Yo te quiero, o te amo¡; las relaciones por muchas ganas, compresión, tolerancia, y demás que uno le ponga para que funcionen, son de dos, y estos dos seres deben estar sincronizados en sus sentimientos a un nivel 10. Si no es así en su base fundamental, no funcionan. Simple.

Además, nos encanta crear vínculos muy intensos y ponemos en ellos no solo nuestro corazón, sino toda una dependencia emocional y afectiva que muchos psicólogos podrían afirmar, no es saludable porque únicamente debemos depender de nosotros mismos. Pero muchos seres humanos no amamos así, libremente. El apego nos lleva a crear un miedo intolerable a la soledad, y nuestras emociones, pensamientos y demás están basados en el otro y cuando las cosas no funcionan, caemos, y nos derrumbamos inevitablemente.

No se si la desazón, es entonces un sentimiento, una sensación o un estado emocional obligatorio de una tusa, pero lo peor es que por tratar de exorcizarlo de cualquier manera, en su proceso pensamos, decimos y hacemos estupideces de las cuales solemos arrepentirnos después. Lo que si es claro, es que no debemos permanecer en él…

La vida tiene algo muy interesante, y es que cuando dejas de pensar en el dolor y empiezas a abrirte nuevamente a disfrutar de ti misma, esta se encarga de ponerte en el camino lo que necesitas. Tras semanas de sentirme mal, decidí buscar la ruta a la salida del laberinto emocional en el que me encontraba; y mi momento llegó hoy. Alguien me puso las cartas sobre la mesa por así decirlo, y me mostró que la formula puede ser simple: “Amar y soltar”.

El concepto envuelve la creación de relaciones no dependientes, respetar espacios e individualidades, disfrutar de cada momento de felicidad, valorar el amor recibido, sin esperar, asumir o idealizar situaciones o personas. Amar sin presiones o condiciones, sin miedo a la pérdida, liberándose de la necesidad, y sin alejarse de las metas y sueños personales. Aceptar los ciclos y dejarlos ir. (Así suene a cliché, o a frase de cajón).

Siendo sincera todas estas ideas las he escuchado de distintas formas muchas veces, leído en la web por distintos autores y demás; pero en este momento para mi suena tan liberador….. seguramente porque lo recibí de una persona sin pretensiones, o porque no me suena estilizado o académico, me suena sincero: “Amar y soltar”.

Asumirlo y llevarlo acabo es difícil y de hecho algo utópico, pero me ánima intentarlo solo por el hecho de que quiero volver a sonreír, recuperar mis fuerzas, salir de la tusa y llamarme a mi misma sobreviviente a un sentimiento que yo he querido llamar desazón. Lo hago por mi, mi mayor motivación hoy en día.

Mi sanación entonces comienza pensando en mi, dejando abierta la ventana a un buen amor de pareja en un futuro (porque recibir cariño es muy agradable y me lo merezco), pero entendiendo que si una persona llega a mi vida y las cosas no funcionan, agradeceré el amor vivido, pero lo soltaré cuando sea necesario. (Al menos eso intentaré )

Entonces si eres una sobreviviente a un desamor y no quieres volver a sentir esa flecha venenosa de la desazón, te invito a poner tus cartas sobre la mesa: Ama sin apegos, ama como una expresión de libertad.


ChikaPin

ChikaPin fue una de las ganadoras de la convocatoria para ser bloguera invitada, es diseñadora y marketer, con alma de fotógrafa, amante del arte, la música y la creatividad. Con ganas de viajar y recorrer el mundo, contar historias, y vivir buscando tranquilidad personal.   https://chikapin.wordpress.com/


Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

www.instagram.com/SolterasDeBotas


Imagen: Jane Fonda 

Lee más posts relacionados Yo me quiero 1

4 Comments

  1. Andrea
    AndreaReply
    August 30, 2016 at 1:03 am

    Muy buen articulo!! Felicitaciones por excelente eleccion

  2. Erika
    September 1, 2016 at 2:23 am

    Alguien les ha dado las gracias por escribir en el blog? Yo aún no me considero sobreviviente pero gracias por estar hay y ayudar con sus palabras a las que hoy lo necesitamos!

  3. Katherine Ramírez
    September 20, 2016 at 5:44 pm

    ¡ME ENCANTÓ!

  4. Alexandra
    AlexandraReply
    April 21, 2017 at 10:00 pm

    Así es, es muy difícil soltar pero cuando lo logras sientes algo en tu corazón y tu alma que hace que respires profundo, que cuentes hasta 3 y vuelvas a salir al ruedo.

Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google