Volver a estar soltera después de una relación larga

nuevaadministracion

Volver al mercado no es fácil, sino que lo diga mi amiga Maritza, quien debió enfrentarse con la ruptura de una relación de más de 8 años, en la que todo se había dado por hecho, pues se suponía que con el prospecto la cosa iba bien, que era el indicado, y que todas las señales revelaban que pronto iba a ser una mujer casada, pero sucedió que nuestro amigo a quien llamaremos Miguel le terminó, y tres meses después mostró una resiliencia estilo Rambo, ya que sanó muy rápido sus heridas y en un tiempo record se estaba comprometiendo con una chica que conoció en un paseo de olla a Sasaima.

Maritza no solo se quejaba por la tusa tan endiablada que tenía encima, pues como toda una valiente tuvo que aguantar aquellos comentarios condescendientes y hasta mal intencionados de familiares y dizque amigos cercanos, que lamentaban el fracaso de su relación y de lo rápido que Miguelito la había olvidado.  Ella aspiraba a seguir adelante y soltar lo más pronto posible el asunto, sin embargo el resto del mundo se empeñaba en restregarle en la cara que ahora estaba soltera, como si esto fuera la peor tragedia del planeta, y que no había sido capaz de pescar al susodicho.

Cuando Maritza se bajó del enducolorado tren del noviazgo y cayó de bruces en la ciudad de la soltería, se sintió confundida, asustada y algo perdida, debido a que las cosas habían cambiado bastante desde la última vez que la visitó. La pobre estaba desactualizada, no sabía qué hacer con su tiempo y su nueva libertad, la soltería le pareció abrumadora e intimidante,  pues se había acostumbrado a las cálidas rutinas de una fémina ennoviada. Vio con asombro que los amores líquidos tenían una especie de mafia, que los hombres para verse más sexis se dejaron crecer la barba, que las muchachitas de 23 años coqueteaban mejor que ella, que la lencería negra y de encajes se usaban a partir del miércoles y que existían aplicaciones para conocer gente, como Tinder, Miumeet, Social Flirt, etc y etc.

A Maritza se le había olvidado como ser soltera, pero antes de saltar al ruedo era importante que ella asimilara ciertas cosas, por eso cuando me preguntó sobre los pasos a seguir, vi la tremenda oportunidad de convertir su experiencia en un post.

-Lo que se acabó fue la relación, no ella. Este momento duro de su vida le recordó la importancia de su individualidad, y aunque compartió grandes momentos con Miguel, ya era tiempo de darse tiempo a si misma, así en un principio fuera difícil y le asustara la idea de quedarse sola con sus volátiles pensamientos. Hasta que comprendió que la soledad no es mala, a pesar de la connotación negativa que sigue teniendo en algunas partes tradicionales de la sociedad,  lo cierto es que la tarea de fortalecer el amor propio y recuperar la seguridad que se envolató durante la ruptura, le tocaban a ella, nadie más podía salvarla, ella se debía reconstruir solita.  Fue necesario que se diera cuenta que con o sin Miguel, ella es una mujer completa.

-Empezar a hacer las cosas que le gustan y que no se acordaba. Es que Maritza alguna vez tuvo muchos sueños y hobbies, pero en el momento en que aceptó el papel de novia abnegada, dejó tirada la clase de hapkido, pagó un curso de francés que solo aprovechó dos meses, y en vez de eso compró camisetas del barça para acompañar a Miguel mientras este veía los partidos de fútbol, y hasta se cambió de religión porque el tipo creía en Dios pero de una forma diferente.   Entonces luego de las lágrimas y el período de duelo, sacó del San Alejo esos 7 hobbies que antes la divertían tanto y se dio cuenta que 3 de ellos, ya no le parecían tan chéveres, así que retomó los 4 que todavía le gustaban y decidió buscarse otros 3 nuevos, más acordes con su nueva yo.

-Pensar de manera distinta. Y en vez de preguntarse qué iba a hacer el sábado de celebración de amor y amistad, o lamentarse por las ganas de abrazar un cuerpo calientito y que ya no tenía con quien arruncharse, o alborotar los sentimientos de ansiedad por ir sola al matrimonio de su prima Luisa que era 6 años más joven. Ahora Maritza era consciente que tenía el poder para elegir, de tomar las cosas con humor y hacerle caso omiso a las circunstancias. Y obvio que no era fácil, pero si no lo hacía, entonces se condenaría a sufrir por esa vida que ya no fue, en vez de gozarse lo que estaba enfrente y todas las posibilidades que venían con ella.

-Cambiar por fuera como un reflejo de su movimiento interior. Si después de tantos años, de ires y venires, ella se convirtió prácticamente en otra persona distinta, lo más lógico era expresar ese cambio a nivel externo. Era justo y necesario revisarse de pies a cabeza, transformar su look, incluyendo un nuevo corte de pelo, un cambio en sus hábitos alimenticios, usar ropa más colorida, sacar su lado sensual, comprar cucos más alegres y pintarse de fucsia los labios.

-Luego de reconquistarse a sí misma, debía reconquistar a sus amigos.  Y no solo por el interés de reactivar su vida social, ella entendió que los amigos son como esa familia con valores similares que puedes escoger, y que no era justo desestimarlos cada vez que se subía al tren de las relaciones de pareja, y que se acordaba de ellos cuando discutía con Miguel y necesitaba un hombro para llorar. Se había portado como una ingrata y ahora volvía con el rabo entre las patas, tenía que reconocer que los extrañaba y que era significativo expresarles todo el cariño acumulado de semanas, meses y días de abandono.

-El mito de volver a empezar: El común de las personas supone que una forma de “rehacer la vida” después de una separación, es volviendo a conseguir pareja muy rápido, lo cual es falso, ya que es sano retomar y revaluar las necesidades propias. Así suene un poco egoísta, la introspección en determinadas épocas te hace ver más claro el panorama y sobre todo ayuda a cerrar las heridas, sino se corre el riesgo de lastimar a otras personas porque se siguen cometiendo los errores de las relaciones pasadas. Luego se podrá salir al mundo con toda la fortaleza y confianza.

-A comprarse un juguete sexual*: Maritza no tenía ningún interés en descargar aplicaciones para conocer gente, o salir como una femme fatale a coquetearle a ejecutivos en las tardes de happy hour de los bares de la zona rosa. Todavía no era el momento, pues hasta el sexo casual se vuelve peligroso cuando las emociones siguen en carne viva. Así que para calmar sus deseos sexuales, se compró una bala vibradora, de esas bien discretas que parecen un labial, que se guardan en la maleta y pasan desapercibidas, que vienen en colores bonitos y varias velocidades. (Por ahora Tinder, los hipsters y los divorciados de canas interesantes pueden esperar)

El tiempo siguió su curso, dejando atrás aquello que debe quedarse allí, en un rinconcito del pasado. Hasta que una mañana de domingo, de esas bonitas, amarillas y brillantes, Maritza acababa de estacionar su carro y se dirigía al parque donde se había citado con sus amigas para compartir una mañana de picnic. El destino la puso al frente de Miguel, quien iba agarrado de la mano con su esposa, la misma del paseo a Sasaima, que ahora revelaba una barriga de unos 6 meses de embarazo. Y lo que pudo haber sido una situación incómoda, fue un momento de lo más normal. Maritza saludó a su Exnovio y a su pareja, con toda la amabilidad del caso. Lo vio y no sintió nada, ni rabia, ni tristeza, ni nostalgia, ni ninguna vaina de esas, que se supone una debería de sentir cuando ve al Ex con otra, solo experimentó un gran sentimiento de alivio, porque se dio cuenta que nunca habían sido el uno para el otro y porque al fin había aprendido a ser una soltera, pero sobre todo una soltera feliz.

Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

www.instagram.com/SolterasDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas


*Ojo, los juguetes sexuales no solo se usan cuando estas soltera.

Imágenes Natalie Wood

Lee más posts relacionados 


														

4 Comments

  1. AnaMaríaFiasco
    AnaMaríaFiascoReply
    May 8, 2017 at 2:19 pm

    Yo siempre me he preguntado por qué luego de una relación larga los hombre consiguen a alguien y se casan en un tiempo irrisorio (ha comparación del que estuvieron con su anterior pareja)? Es una tendencia o sólo un mito urbano?

  2. CLARALUNA
    CLARALUNAReply
    May 14, 2017 at 3:51 am

    no se por que es tan dificil desapegarse de los recuerdos del ex cuando uno sabe que no es la persona adecuada

  3. Johanna
    JohannaReply
    June 4, 2017 at 1:44 am

    Bueno, yo tuve una situación similar a la de tu amiga y si todos los consejos que das son efectivos, ahora el me busca pero no me interesa continuar con una persona que ni siquiera supo como terminar una relación de casi 10 años, ahora podría yo dedicarle aquella canción que dice, “mas buena”. https://www.youtube.com/watch?v=K1T2Q0kEl9w

  4. Juliana
    JulianaReply
    June 6, 2017 at 3:20 pm

    Yo viví una relación de casi 10 años, y según tus etapas creo que ya es hora de comprarme el juguete sexual 🙂 xox

Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google