Cuando perdí la virginidad en televisión

nuevaadministracion

Valeria SDB

A mí nunca me ha interesado ser famosa, me parece algo efímero y peligroso para el ego, y nunca fue una de las motivaciones al empezar con mi blog, pues solo quería desahogarme, mandar indirectas bien directas y escribir por el placer de hacerlo, porque me encanta la tranquilidad que genera eso de llenar mi espacio con letras y anécdotas.

Desde hace más de 4 años decidí muy juiciosamente subir publicaciones cada quince días y cuando se podía lo hice de manera semanal, tuve claro que no deseaba mostrar mi rostro, quería ser una especie de súper heroína que mantiene su identidad en el anonimato, por esta razón algunos lectores y lectoras, creyeron que era un hombre, un extraterrestre y no una sino muchas chicas.

El blog me fue trayendo otra serie de actividades, como administrar las redes sociales y contestar mensajes. Tengo días específicos de la semana en los que me dedico a responder los emails de las seguidoras, digo seguidoras porque algo así como el 99,9% de los mensajes que recibo proviene de mujeres. Me llamó la atención uno en particular, era de un canal de televisión y decía que querían conversar conmigo para hacerme un casting, a lo que yo pensé, ¿Un casting? ¿Cómo? si nunca me han visto, sino tengo experiencia en televisión, ¿será que me están mamando gallo?, ¿será un correo falso de esos que tienen por objetivo estafar a la gente por ilusa y farandulera?  Como soy algo medio paranoica, lo que hice fue buscar en Internet si el dominio al que correspondía el email era real y si la persona que me lo envió existía. El típico stalkeo, solo que no era para un exnovio sino para un mensaje que ante mis ojos resultaba sospechoso.

Luego de revisar que todo estaba en orden, les contesté y les di mi número de teléfono,  me llamaron al día siguiente y me explicaron un poco de que se trataba la cosa, entonces me programaron el bendito casting, yo acepté ir y no precisamente porque quisiera aparecer en televisión, sino por pura y física curiosidad, porque jamás había ido a ninguna prueba de este tipo y creí que podría ser divertido vivir la experiencia.

Soltera DeBotas Transformacion

Llegó el día del casting y me fui bien arreglada, muy corporativa, como si fuera para una entrevista de trabajo en una empresa y no como una artista, porque no tenía ni idea de estas vainas. Me recibió un señor muy amable que se puso a conversar conmigo y me hizo varias preguntas, yo le manifesté mis nervios y que me sentía más cómoda escribiendo que hablando ante una cámara. Al principio fui algo prudente y medio tímida, hasta el punto que me dijo que para ser costeña, era bastante aplomada, yo le contesté que siempre soy así al principio y que luego de coger confianza era bastante alegre, sin caer en los estereotipos en los que pretenden etiquetarnos a los de mi región.

Me pusieron un micrófono, me dijeron que mirara la cámara y que debía hablar durante 3 minutos sobre alguno de los temas de mi blog, escogí la presión social que sufrimos las mujeres solteras mayores de 30, que somos blanco de ataques por parte de nuestro círculo cercano. Entonces allí me transformé, como si al prenderse el bombillito de la cámara saliera la Soltera DeBotas, la que no tiene pelos en la lengua, la graciosa, la que dice cosas medio fuertes y medio sarcásticas, también se me salió una que otra grosería porque olvidé que en TV no se puede decir mierda o fuck you (menos mal era un casting y no una grabación en vivo), fui esa misma vieja en la que me convierto cuando escribo pero en la versión de carne y hueso.

Me pareció emocionante todo la aventura y creí que la situación se convertiría en tema de conversación y chiste en mi próxima reunión con las amigas, algo así como la anécdota de cuando hice una prueba para un importante canal, pero no más…  Así pasaron los días y  me olvidé del asunto, realmente no creí que la cosa fuera a prosperar, no porque no confiara en mis capacidades sino porque no me veía en ese mundo complejo de la televisión.

A los 15 días me llamaron a decirme que había sido seleccionada para contestar las preguntas de amor, despecho, soltería y todos sus derivados, en un programa que se transmitiría de lunes a viernes en horas de la mañana. (Quedé PLOP como Condorito) Confieso que en ese momento se me quitó el hambre y me dio un ligero ataque de pánico, porque hasta el momento, Valeria se había ocultado tras las letras, tras una caricatura, tras una página web rosada y que si aceptaba trabajar con ellos, saldría a la luz, saldría del closet, seria yo sin la protección del anonimato.

Empezó un pequeño dilema entre si quedarme así como estaba o arriesgarme y revelar mi identidad, le consulté a mi familia, al prospecto, a mis amig@s cercanos y a colegas que de una u otra forma conocen el medio, y a todos les pareció una excelente ventana para mi proyecto y para que mi mensaje le llegue a más féminas. Obvio, que mi mamá se emocionó con la idea de que yo saliera en televisión porque así ella podría chicanear que tenía una hija dizque famosa. Otra amiga que trabaja en relaciones públicas, me dijo que ella conocía muchas modelos, ex reinas, chicas fitness, aspirantes a actrices y demás viejas que se presentan en cuanto casting aparece y que nunca les salía nada, pero que yo, sin quererlo y sin buscarlo, tenía ante mí una oportunidad que no debía desaprovechar.

Katy Perry Pin Up

Acepté, no obstante, les pedí unos días más de plazo antes de grabar, con el propósito de  construir al personaje de Valeria, pues quería que fuera similar a la ilustración que aparece en mi site y en mis redes sociales, una chica de los años 50`s, con un toque retro. Todo esto con el fin de ser coherente con la identidad de marca y estilo que durante estos años le he dado a mi blog.

El primer problema fue mi cabello, que ya no era negrísimo pues en los últimos meses había empezado a aclarármelo porque me soñaba con el pelo escarlata a lo Jean Grey de los X-men, por esta razón me pareció lógico comprar una peluca negra, que por cierto era idéntica a mi pelo antes de las tinturas y decoloraciones, así la versión televisiva de Valeria sería igual a su versión digital y yo podría continuar con mis planes de ser pelirroja en la vida real.

Más adelante empezó el viacrucis con la búsqueda de ropa vintage para Valeria, los vestidos con pepitas, las faldas en “A”, las mangas de globitos,  y todas esas pintas que a la muñequita ilustrada se le veían muy lindas pero que a la Valeria de carne y hueso, NO.  Confieso que el tema me estresó bastante pues en mi cotidianidad, cuando no estoy con pinta de oficina,  suelo vestirme muy descomplicada, con chaquetas medio rockeras, pelo suelto y despeinado, bufandas, camisetas y  botas de tacón medio.

Ahora no solo me tenía que preocupar por escribir bien, sino que también me tenía que ver bien, porque iba a salir en TV. Ahora debía tener en cuenta una serie de detalles que iban a beneficiar o perjudicar mi imagen, como eso de que la pantalla chica te puede hacer ver más gruesa de lo que eres, que hay tonos que van mejor según tu tipo de piel y color de pelo, que hay ropa que te hace ver más estilizada, que a punta de maquillaje puedes practicarte una cirugía plástica, respingarte la nariz y “matizar” los cachetes. Me abrumé bastante y no solo por el disfraz y la película en la que me iba a montar, sino porque empecé a dudar de mi misma, a sentirme que no era lo suficiente atractiva.

Valeria en Se le tiene

La primera vez que grabé, le dije al equipo de producción a manera de chiste que tuvieran paciencia conmigo porque era virgen en estos temas ( risas de fondo jajajajaja). Ellos escogieron un sitio hermoso, lleno de tortas y cupcakes, (ese día volví a romper la dieta). Se realizaron varias tomas durante la tarde y tuve que cambiarme varias veces de atuendo, lo más dispendioso fue la hijuemadre peluca, era todo un proceso de quitar, poner, peinar, volver a poner y ajustar. De los nervios que sentí, mis manos sudaron a borbotones y las gafas se me empañaron en cuestión de minutos.

Del canal no me informaron cuando saldría al aire, así que me enteré por pura casualidad pues mi madre que no se pierde ninguna emisión matutina me llamó, y yo sin saberlo ya estaba apareciendo en la pantalla chica y allí fue cuando debí colocar rápidamente algunas fotos en redes sociales, para anunciar mi participación en el programa. Días después cuando tuve el tiempo de mirar los primeros capítulos en los que salí, me sentí fatal porque no me veía vintage sino vieja y sentí que había fracasado en mi objetivo de lucir como una chica pin up sexy pues lo que hice fue parecerme a Velma la de Scooby Doo.

Velma-scooby-doo-

Luego de quejarme por no haber usado una blusa cuello en V, de tirarme duro una y otra vez,  recapacité y me di cuenta que escribo sobre amor y no sobre moda o estilo, que si bien mi imagen no fue la más “fashionista”, los consejos que di fueron sensatos, acertados y con la mejor motivación, que eso era lo que más importaba y que mi mensaje sería visto por muchas personas. También recordé que no tengo que ser perfecta, que tengo que ser yo y ser feliz siendo yo. Que puedo encontrar un término medio entre la Valeria del blog y la Valeria real.  También decidí buscar ayuda y le pedí consejos a gente que si maneja el tema del estilo. Una de las cosas que hice por practicidad fue guardar la peluca y volver a mi cabello negro, así no correría el riesgo que un día se me cayera en medio de un evento.

En la segunda grabación todo fue diferente, aunque sentía susto, estaba bien, estaba tranquila. Mientras hacia la fila para entrar al canal, había una rubia despampanante de 1,80 delante de mí, que por cierto me hacía ver más bajita de lo que soy porque además me fui en tenis. Y como la fila era larga y el trámite iba para rato, se me dio por mirarme la cara en mi espejito de mano, solo para chequear como andaba mi maquillaje producto de un tutorial de YouTube en el que te enseñan a hacerte un “Smokey Eyes” para darle intensidad a la mirada, pero OH sorpresa mi cutis graso y ojos llorosos hicieron que el delineador se me chorreara, así que parecía más un mapache o un oso panda, que una femme fatale. Lo chévere del asunto, es que esta vez no me estresé, me reí un montón y decidí hacer un chiste de la vaina, de allí en adelante eso fue lo que hice, gozarme el cuento y confiar en que todo saldrían de maravilla.  Y eso, sucedió.

Esta historia continuará…


Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

www.instagram.com/SolterasDeBotas

Clic aquí para ver mis videos en el programa “Se le tiene” http://www.canalrcn.com/se-le-tiene/especiales/amor


Ilustraciones de Valeria por Onihachi  https://www.behance.net/_onihachi_
Imagen de Katy Perry y Velma de Scooby Doo

One Comment

  1. Argy
    ArgyReply
    October 3, 2016 at 8:36 pm

    Valeria fue genial conocerte a través de ese programa, no estoy en Colombia pero no quita estar sintonizada con el programa y tu blog, es genial! me identifico mucho contigo! un abrazo gigante!

Leave a Reply to Argy Cancel reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google