Cuando te hackean el corazón

nuevaadministracion

PowerPoint Presentation

Hasta hace poco el corazón se remendaba a la antigua, en un procedimiento rudimentario que duraba varios días con el costurero sobre la mesa de noche, y a punta de aguja e hilo se iban cosiendo los pedazos de ilusiones y sueños rotos. Posteriormente  la cicatriz se cubría con una capa de piedra a fin de endurecerla para una próxima ocasión.

Con el pasar del tiempo, la vida se fue digitalizando pues los recuerdos se etiquetaron en carpetas, las conversaciones reales se convirtieron en chat, el porno se volvió cibernético y los celos migraron a las redes sociales. Rápidamente se pasó de soñar con las nubes a guardar información en la nube. Por eso el amor decidió no quedarse atrás en avances tecnológicos y nuestro órgano vital que late y late, pasó a tener hardware y software, entonces los muros de contención fueron reemplazados por aplicaciones, rayos láser y un potente antivirus.

Mi novela en los tiempos digitales empieza cuando me enamoro de aquel tipo que descubrió mi tecnología de encriptación romántica  y  vulneró el sistema de seguridad de mi autoestima. En su proceso de destrucción impetuosa, ingresó con alevosía a mis emociones, alterando el normal funcionamiento de mi sensatez y lo más grave de todo es que desactivó mi chip del sentido común.

… Si esta historia te parece conocida es porque se reproduce tantas veces como el video de moda en YouTube, y la verdad es que nadie es inmune a encontrarse con alguien que le hackea el corazón.

Hombre Pixel

Y pensar que solo mi adicción al Smartphone superaba mi adicción a su cuerpo, que cada día me sorprendía con nuevas funciones y la respectiva actualización del amante fogoso 3.0, haciéndome olvidar por momentos esos altibajos de la relación. Fue triste ver como un hombre aparentemente encantador se pixeló en un abrir y cerrar de ojos.

Luego del crudo despertar me vi en la tarea de resetear mi disco duro que había quedado maltrecho con el “troyano” que desconfiguró mi visión del amor, generándome un exceso de dramatismo y paranoia. Tenía miedo de dar enter y seguir con mi vida, en resumen fue difícil recuperar la información y restaurar mi sistema operativo – positivo.

No pienso dármelas de víctima, acepto mis malas decisiones y malos gustos, además  me pasó por tener un password tan pendejo como “Eres hermosa como una rosa””. Si bien no hay que andar prevenida por el mundo, tampoco hay que dar papaya y desactivar el antivirus ante la primera frase cursi.

Las relaciones tormentosas son más complejas que la más avanzada tecnología, porque los seres humanos somos impredecibles. Y ojalá que la voluntad de seguir adelante fuera como: teclear ESC, CTRL+ALT+SUPR,  borrar los spams y Cookies, y echar en la papelera de reciclaje lo que no sirve. Siempre será complicado entender que en temas del corazón no puedes pedir reposición de equipo.

@SolteraDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

One Comment

  1. Diana
    DianaReply
    April 24, 2016 at 2:26 pm

    Me encantó este post, una lección grande viene siendo el problema de tener un password tan pendejo (soy del club de las de “que bonitos ojos tienes”).

Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google