De infiltrada en el país de los machos alfa

nuevaadministracion

Mujer vs Machos Alfa

A un “levante” muy interesante que tengo por ahí, se le ocurrió la fantástica idea de compartirme algunos espacios de su vida y me pidió que lo acompañara a una clase de Ninjutsu;  además de ponerme feliz por semejante apertura, lo primero que pensé, es que tenía varias ventajas a mi favor, pues no estaba tan bisoña en el tema de las artes marciales, ya que hace algún tiempo fui fanática de las películas de Bruce Lee y a los 7 años estuve en clases de Taekwondo, (Aunque nunca pasé de cinta blanca). Pero como la ignorancia es atrevida e ilusa, me dirigí toda optimista a mi primer (Y último) entrenamiento.

Era la única vieja del curso y al cabo de unos minutos de haber empezado también era la más torpe, lo que me remontó a épocas escolares en donde siempre perdía educación física y mi mamá tenía que convencer al profesor para que me pasara la materia ( Si, era Nerda !). Sumado a mi torpeza circunstancial, se confabularon todas las actitudes típicas de mujer buena vida, a la que en ese momento no le interesaba sudar, ni dañarse las uñas. Luego para completar la vaina, me dio mareo, tal vez por el ambiente rebosante de testosterona, con aquellos tipos sintiéndose todas unas tortugas ninjas. Y a pesar de la mirada abochornada de mi tinieblo como insistiéndome que siguiera y lo intentara una vez más; a la final hice caso omiso y decidí quedarme viendo los toros desde la barrera.

Si bien tengo amigas que practican Capoeira y amigos heterosexuales que les encanta Glee, la verdad es que hombres y mujeres pertenecemos a planetas diferentes, por esa razón me sentía como extraterrestre en aquella clase, donde el profesor hablaba en japonés y todos estaban felices porque se daban pata y golpes, aplicándose entre ellos, unas luxaciones que se veían “algo” dolorosas.

Francamente, manifiesto que el único contacto físico que me interesa es el sexo, con sus acrobacias muy entretenidas y menos atormentadas. Por eso al concluir la clase, le dije muy educadamente al susodicho que: agradecía enormemente la invitación y ya que estábamos en el plan de conocer los actividades del otro; lo quería convidar a irse de shopping conmigo y mis respectivas amiguis, a un parche divertidísimo en donde la dinámica consiste en entrar a muchos almacenes, medirnos un montón de ropa, a veces rajar del prójimo y terminar tomándonos unos baileys ( Soy cliché y?). Por la risa nerviosa y la expresión de su rostro, vi que no le gustó ni cinco la propuesta que le hice, pero lo principal es que entendió mi mensaje.

Sé que tenía buenas intenciones, para que yo aprendiera el milenario arte del Ninjutsu, recomendadísimo como técnica de defensa personal, lo cual nunca sobra, para los que vivimos en ciudades locas, grandes o peligrosas.  Y en el caso que algún personaje extraño intente meterse conmigo, tendré a la mano mi gas pimienta y la respectiva patada en las huevas, posteriormente saldré corriendo con mi técnica ancestral de la gallina despavorida.

Para cerrar con broche de oro y terminar de echarles la historia, cuando ya me disponía a salir de aquel universo paralelo de machos sudorosos; el profesor muy amable y muy querido, me avisa que la clave de mi taxi es: Darío Alfa1, habrá alguna coincidencia más masculina que esa?

@SolteraDeBotas
www.facebook.com/SolterasDeBotas

Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google