El placer sin límites del punto C

nuevaadministracion

Cuando se piensa en sexo, a nuestra cabeza vienen imágenes mentales de una vagina o un pene, quizás de un encuentro apasionado, o de alguna postura que en especial nos excite. Para la gran mayoría de los mortales, la palabra sexo se resume en penetración – coito- apareamiento, que si bien, es un aspecto importante del universo erótico, no es el único, porque el sexo es de todo, menos básico, y este siempre irá más allá de lo que creemos.

Les contaré el caso de mi amiga Sandra una importante ejecutiva, bellísima, sensual y con buen estado físico, que debido a sus problemas de estrés y ansiedad llegaba a su casa con unos deseos enormes… pero de dormir, así que le daba un beso en la frente a su pareja y se daba la vuelta para evitar cualquier tipo de acercamiento que pudiera terminar en un encuentro sexual.

Luego está la historia de mi amiga Valentina, ella tuvo un accidente automovilístico en el que perdió la movilidad de sus piernas y la sensibilidad de la cintura para abajo, sin embargo esto no fue impedimento para que ella disfrutara de una buena vida sexual pues ella aprendió a utilizar otras partes de su cuerpo que también pueden ser afrodisíacas, y algo revelador es que aprendió a tener orgasmos mentales. ¡Mis queridas chicas, desde hace raaaato es posible tener un orgasmo sin tocarse los genitales o sin penetración!

Porque nuestro cerebro es el órgano sexual más poderoso y es fundamental para una buena actividad sexual, pues está asociado con los estímulos sensoriales y las emociones, con la creación de fantasías, o los pensamientos excitantes que desencadenan una respuesta positiva. Muchas personas creen que el sexo solo se limita al mete y saca, a los órganos reproductores y a las zonas erógenas típicas, lo cierto es que si nuestra mente funciona bien y está tranquila será más fácil tener la disposición para disfrutar de un gran polvo.

El erotismo es lo que diferencia a los seres humanos de los animales y tenemos el poder para generar unas condiciones y entornos propicios para los encuentros sexuales, por eso antes de irse directo a buscar el placer en el punto G, el punto A y el punto U, hay que empezar a estimular el punto C, o sea al Cerebro, ya que el deseo sexual surge en la región del hipotálamo que se encarga de comunicar y coordinar a neuronas y hormonas, de liberar un torrente hormonal como la oxitocina que refuerza los lazos afectivos, la dopamina responsable del placer y la satisfacción, y las endorfinas que incrementan el bienestar y la felicidad.

Puede sonar muy técnico, pero esto es un proceso que se efectúa de forma natural cuando nos preparamos para una relación sexual, y si empezamos a ser conscientes de la importancia de la mente sobre la materia, o de cómo podemos programarnos para el goce, el resultado será increíble, como si utilizáramos un megáfono que amplifica nuestro placer.

A continuación, les comparto varios ejercicios prácticos que pueden probar en casa, algunos en solitario para trabajar el autoconocimiento y otros para realizar en buena compañía, ya que pueden servir de preámbulo:

Busquen un lugar relajado, sírvanse una copa de vino y deléitense con buena literatura erótica, imaginen a los personajes, como serían estos si fueran reales, tracen en su cabeza todos los detalles del relato, desarrollen las situaciones que van leyendo, y minutos después comprobaran que se han excitado sin necesidad de estar acompañadas.

Otra dinámica interesante es que consigan una película porno, soft, erótica, guarra, mejor dicho, la que sea de todo su gusto, desconéctense del celular y de cualquier tipo de distracción y concéntrense en verla. Luego de observar las escenas más calientes analicen las reacciones de su cuerpo, aquí se darán cuenta que se sonrojaron, se acaloraron y quizás se humedecieron, y todo esto pasó sin tocarse ni un pelo.

Jueguen con su pareja al “Dirty Talk” lo que traduce conversaciones sucias, cámbiense los nombres y creen una historia de dos personajes que tienen un romance clandestino, empiecen a hablar por teléfono con un tono de voz sensual y díganle al otro, que ropa interior llevan puesta, lo que les gustaría hacerle o por el contrario lo que les gustaría que les hicieran. Comprenderán el poder de seducción que tienen las palabras.

Además de lo anterior, podemos condicionar  a nuestro cerebro y enseñarle que también otras zonas del cuerpo son erógenas, ya que este órgano, como bien lo saben, es el encargado del aprendizaje.

Para esto pueden elegir la parte del cuerpo con la que quieran experimentar y entregarse con plenitud al momento.

A continuación, varias dinámicas:

  • La sensación de una pluma que roza sutilmente sus orejas y se baja hasta el cuello.
  • Susurros en el oído, o sentir la respiración del otro muy cerquita.
  • Masajes suaves que relajen el cuello y la espalda.
  • Experimentar con las temperaturas, con aceites fríos o calientes en el abdomen.
  • Masajes circulares en el cuero cabelludo.
  • Besos ligeros en los dedos y manos.
  • Untar crema de chocolate en los pies.
  • Etc., Etc.

Todo lo que tenga piel y terminaciones nerviosas puede ser gran fuente de deleite. En la medida que se genere un ambiente propicio y seductor, la mente se relajará y se abrirá, y como consecuencia el resto del cuerpo también lo hará. Haya penetración o no, es clave trabajar el deseo en nuestra cabeza, para que luego dicha sensación se extienda por el resto de nuestra geografía.

Para desarrollar todo el potencial erótico, es importante comprender que la sexualidad no se limita solo a lo físico, que la sensualidad va más allá de los estereotipos, que la creatividad es mejor aliada que los prejuicios. Que el disfrute es cuestión de actitud, que toda persona tiene el derecho de gozarse los encuentros sexuales al máximo con todo su ser, con el cuerpo y con la mente. Y que el punto C no es solo por la C de Cerebro sino por la búsqueda de un placer Consciente.

Solteras DeBotas

www.Instagram.com/SolterasDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

Visita mi página web:

www.ValeriaDeBotas.com

Ilustración de Edward D'Ancona

Lee más posts relacionados 


Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google