nuevaadministracion

Bloguera Invitada: Claudia Daniella Solano Gonzáles

 “No es malo que no esté casada aún” le repito a mi pequeña sobrina de tan sólo 6 años quien sueña con ir a una boda real, que yo sea la novia y quien me pregunta todos los meses ¿cuándo me voy a casar? Me mira con una sonrisa pícara y con esos ojos enormes que siempre me han dado sinceridad y pureza y me dice: “pero ¿cuándo vas a tener un enamorado? ¿Quién te gusta?” Al mismo tiempo que suenan las estrambóticas risas de toda mi familia, por la impertinencia de la pequeña niña de cabellos ondeados, yo respondo casi con la voz entrecortada y caliente por la ruborización de mis mejillas: “NADIE”. Me he quedado pensando todo ese fin de semana en las preguntas inquisidoras de mi sobrina; ciertamente tengo 28 años, 2 ex, 1 ex saliente, 385.560 gustos inalcanzables y 0 amores existentes.

En la actualidad; ya madura con lo que me ha tocado vivir, me protejo del enamoramiento porque a veces me ganan las ganas de volar y cuando ya me veo muy arriba vuelve a repetirse ese dolor terrible que llega al corazón cuando un amor no es correspondido. Hace poco pasó algo así, me encariñé y lo quise mucho, pero cuando me hizo daño me dolió tanto o más que el cariño que sentía por él, entonces recordé lo maravilloso que es estar sola, que no te guste nadie, que no quieras a nadie y que tu única prioridad seas tú misma. “No más ilusiones Claudia”, me repetí con lágrimas saliendo de mis ojos el día que comprobé el desamor, jurándome que no permitiría que nadie me hiciera sentir así, y exhortándome a no creer más en palabras y actos de falsedad pura, que ciertamente me hicieron olvidar que a veces los hombres pueden ser tan crueles como Hitler en el período de la Alemania Nazi y garantizarnos un Holocausto emocional inevitable.

Cada día me convenzo más de la maravillosa tranquilidad y calma que te da la soltería aunque eso signifique ciertas incomodidades; como ver a tus amigas enamoradas, comprometidas, casándose y hasta teniendo bebés; a veces me pregunto en depresiones alcohólicas “¿y por qué yo no?” O las personas que te juzgan diciendo que el tren se pasa y la vida se te va. He querido hacer un escudo ante todo eso, ya llevo más de dos años soltera, después de dos relaciones serias que fracasaron en mi intento de que sean eternas, de 6 y 1 año y medio respectivamente, que me enseñaron mucho y de las cuales guardo bonitos momentos, porque con el pasar de los años las malas experiencias se van olvidando y sólo quedan las enseñanzas que dejaron cada lágrima y cada dolor en el corazón.

En este tiempo para mí, he apreciado la soledad de mi cuarto, de mi casa, de mis pasos, de mi vida y de mi interior. Aunque no pueda negar lo bonito que se siente que un hombre te diga cosas lindas e intente mover ya el frío corazón que tengo casi congelado; prefiero sin lugar a dudas; leer un libro, ver una película, disfrutar a mi familia, a mis amigos, apasionarme con mi trabajo, escribir… es decir, prefiero vivencias reales y no falsedades que sólo te dan placer por un momento.

Además de no rendirle cuentas a nadie, aprecio mi soltería porque he aprendido a cuidarme y a valerme por mí misma, porque no necesito ponerme bonita para nadie más que para mí, porque puedo irme a dormir sin esperar reconciliarme con nadie, porque vivo en paz siendo como soy, porque no me afectan los San Valentín, ni las navidades, ni los años nuevos, porque me gusta divertirme sin necesidad de tener un hombre a lado, porque en esas aventuras dramáticas, tristes y guerreras que te da la vida he salido victoriosa y me he levantado de lo más hondo por mí misma y porque ahora la prioridad ante cualquier adversidad siempre debe ser mi tranquilad, mi calma y mi paz.

No es que le haya cerrado las puertas a un verdadero amor, es sólo que no está en la lista de cosas por hacer que tengo ya planificada en mi mente. Por eso confío en que si llega, lo haga por su cuenta, inesperadamente, sin que lo busque, que me sorprenda y me lleve al cielo, a darle la vuelta al mundo y me haga sentir momentos de felicidad real y sonreír…reír y que el tiempo que haya pasado haya valido la pena esperarlo.

Qué difícil resultaría explicarle esto a mi sobrina, quien vive apasionada a los cuentos de hadas y princesas, y a los vestidos de novia que quiere verme lucir. Sólo quiero que lea este escrito por si alguna vez lo necesitara en el futuro, mientras tanto yo seguiré intentando decirle que hay un mundo más allá que el de entregarle la vida a un hombre, y que yo no cerraré las puertas a quien quiera estar conmigo y me quiera de verdad, pero sí al tonto que intente burlarse de mí y de mi cálido, bondadoso, guerrero y odioso corazón.

Claudia Daniella Solano Gonzáles.

Nota: Claudia fue una de las ganadoras de la convocatoria para ser bloguera invitada. A ella la encanta escribir todo lo que siente, imagina y cree. Le dicen Oveja y Edú era su perrito; su mejor amigo.

Solteras DeBotas

www.Instagram.com/SolterasDeBotas

www.Twitter.com/SolteraDeBotas

www.Facebook.com/SolterasDeBotas

Visita mis sitios web: www.mujer10.co y www.ValeriaDeBotas.com

Lee más posts relacionados 

Imágenes de la serie de TV: Ally Mcbeal




Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google