No hay soledad más dura que la de estar falsamente acompañada

nuevaadministracion

Soltera y Gata

Así no tenga todo lo que había imaginado cuando llegara a los treintas, quiero levantarme por las mañanas sintiéndome feliz,  aprender a disfrutar el presente sin culpas del pasado o ansiedad por el futuro.  Quiero llegar a ese estado ideal de vivir intensamente el día a día y que es muy independiente a mi estado civil.

Durante mucho tiempo escogí la soltería y por los motivos que existieran, llámese libertad, pánico, o vacaciones, fue mi decisión de vida y por ende respetable, tan respetable como los que eligen dormir todas las noches con alguien que los hace sentir miserables.

Entiendo perfectamente el miedo a la soledad porque también lo he vivido y porque no todos encuentran agradable la compañía-consigo-mismos o le temen demasiado a sus pensamientos, tanto que prefieren subirle el volumen a la dependencia afectiva.

Me parece patética aquella gente que deja de ser quien es y pierde su esencia con el afán de levantarse a alguien. Debe ser triste que lo quieran a uno gracias a mentiras y muy asfixiante vivir sin poder mostrarse realmente. Yo prefiero que me quieran con mi cruda verdad y de verdad.

Gatubela Soltera

Etimológicamente, la palabra soltera viene del latín solitarius, y así digamos hasta el cansancio que soltería no es lo mismo que soledad, tal parece que para la real academia de la lengua si lo es. Y mientras el antecedente y el prejuicio existan, habrá mucha gente que seguirá pensando que no tener marido es una enfermedad que se cura al casarse.

Las palabras no se deben tomar de forma literal, pues si una mujer está soltera no necesariamente está sola, o si tiene pareja no quiere decir que flote en un cuento de hadas y que sienta el calor de una dulce compañía, hay cuerpos que físicamente están juntos pero sus corazones se encuentran separados a kilómetros de distancia.

Tal vez he pedido que llenen mi cama una que otra noche, sin embargo jamás le he rogado a nadie que llene mis vacíos existenciales o que cubra mis silencios con sus palabras roncas. Después de varios porrazos entendí que es diferente extrañar a sufrir por ausencias y que además tengo la posibilidad de elegir, lo cual es muy diferente a necesitar.

Un día lluvioso, la vida me agarró despeinada y sin mis botas, entonces apareció el “prospecto” ese hombre tranquilo de gran sonrisa que amó mis locuras y aceptó mis neurosis. Lo mejor de todo es que nunca se montó en el papel del príncipe azul con intenciones de rescatarme, pues yo le dije que así estuviera muy feliz porque se apareció en mi vida, también le aseguré que podía respirar sin él. Me siento muy bien acompañada y lo disfrutaré mientras dure.

Aunque suene radical o muy cliché, siempre he pensado que si no voy a pasarla delicioso con una pareja prefiero colocarme en modo “solitarius” o como les dé la gana de decirlo,  y sinceramente la soltería es mucho mejor que estar con alguien por desespero, apego, interés o por todos los motivos habidos y por haber, menos por el que verdaderamente importa: POR AMOR.

Solteras DeBotas

www.twitter.com/SolteraDeBotas

www.facebook.com/SolterasDeBotas

www.instagram.com/SolterasDeBotas

2 Comments

  1. Carolina
    CarolinaReply
    October 30, 2016 at 8:17 pm

    Adoro tus escritos.

  2. Sandra Arbelaez
    October 31, 2016 at 2:34 am

    Excelente artículo

Leave a Reply to Carolina Cancel reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url

*

Ad by Google