Y vivieron felices: la mentira más grande

No entiendo en que momento entré a participar en la competencia de la mujer más hermosa del reino y erróneamente creí que mi belleza y el haberme casado con un príncipe eran garantía de felicidad.  Muchos años después me miro en el famoso espejo que fuera de mi difunta y arpía madrastra, para darme cuenta…

Cupido no estaba muerto

Recuerdo que en cada nochebuena, yo esperaba con gran ansiedad que el niño Dios me dejara los regalos en el borde de la cama. Hasta que una vez con la curiosidad propia de mis 8 años, se me dio por abrir el ojo derecho y la sorpresa que me llevé, fue descubrir que el benefactor…

Érase una vez una soltera

Empiezo diciendo que desde chiquita fui una ilusa, que en mis años tiernos vi tantas películas de Disney, que terminé creyéndome la historia del príncipe azul con caballo blanco, rumbo hacia el arco iris en donde me esperaban un castillo y un final feliz. Luego, a medida que fui creciendo, me empecé a identificar cada…