El destino: persona adecuada, momento incorrecto

Si nuestros encuentros amorosos se pudieran convertir en películas, se parecerían más a un ciclo de cine realista, por aquello de la falta de finales felices tipo Hollywood.  Y no es por ser negativa sino más bien aterrizada… o estrellada. El guion contaría la historia de alguien que conoce a un personaje maravilloso, con todas…