El destino: persona adecuada, momento incorrecto

Si nuestros encuentros amorosos se pudieran convertir en películas, se parecerían más a un ciclo de cine realista, por aquello de la falta de finales felices tipo Hollywood.  Y no es por ser negativa sino más bien aterrizada… o estrellada. El guion contaría la historia de alguien que conoce a un personaje maravilloso, con todas…

Cupido no estaba muerto

Recuerdo que en cada nochebuena, yo esperaba con gran ansiedad que el niño Dios me dejara los regalos en el borde de la cama. Hasta que una vez con la curiosidad propia de mis 8 años, se me dio por abrir el ojo derecho y la sorpresa que me llevé, fue descubrir que el benefactor…