Pelar el cobre

Hace algún tiempo conocí a un tipo encantador, que alborotó las maripositas que habitaban en mi estómago, fue tan grande el estado de sandez que hasta sentí que mis pies se elevaban del suelo y volaba muy pero muy alto, llegando tan arriba que alcancé a tocar las estrellas… Desde luego que me desperté y…