¿Qué pasa después del final feliz?

En estos días tan fríos se ha vuelto un plan recurrente eso de hibernar, por tanto dejo los tacones y los vestiditos en el armario, cambio los mojitos por una taza de café bien caliente y me pongo el pijama de teletubbies, disfruto de mis cobijas térmicas, con mis dos gatos, con mucho mecato y…