Carta a mí misma para cuando olvido ser feliz

Querida Yo Te escribo desde un lugar olvidado del caribe, lejos del ruido y el dinamismo citadino que a veces abruma. Te escribo hoy en medio de la tranquilidad suficiente, luego de haber tenido el espacio para tomar distancia, respirando la brisa con olor a sal que me transporta a mis épocas de infancia, en…