Gracias señor conejo

Por: chicazorro Tengo 43 años y voy a hacer una confesión: nunca había usado un vibrador. Fui educada en la vieja escuela (siglo pasado, sólo para recordar) en la que todo era pecado: mirarse, gustarse y peor aún, tocarse. Aunque no estaba dispuesta a llegar virgen al matrimonio, otro requerimiento de la época al cual…