Carta de reclamo a mis expectativas

Mis amadas y odiadas expectativas Tuvo que pasar el tiempo y tuve que aprender ciertas vainas para darme cuenta que el secreto para neutralizarlas radica en no tomarlas en serio, cosa que no es nada fácil, porque ustedes son bastante astutas y saben disfrazarse muy bien, tanto que muchas veces las llegué a confundir con…

El amor en perspectiva

Bloguera Invitada: Erika Viviana Ángel Tal como ocurría cada mañana, ese día olvidé las sabias palabras que mi mamá me decía antes de irse a dormir: no tome tanto café, también puede preparar Milo. Mientras revolvía con la cucharita la mezcla de crema láctea, café descafeinado y edulcorante ―cosas que solo pasan en la casa de…