Una sonrisa puede iluminar los lugares más oscuros

Cuando experimentamos un momento duro es más difícil sonreír porque sentimos que no hay motivos. Sonreímos cuándo nos pasa algo que consideramos positivo, cuando estamos de buen humor o cuando nos gusta alguien, es decir, el acto de sonreír está conectado a una causa. ¿Y qué sucedería si empezáramos a sonreír más? ¿Aunque no exista…